sábado, 13 de septiembre de 2008

Más sobre el Tren Bala (Por Jeremías Walter)

Sinceramente al hablar sobre el tren bala se despiertan monstruos muchos mas jodidos, no es sólo la idea del tren bala.
Primero, alguno por allí dijo que la idea de contrariar todo lo que dice el gobierno de turno, es un cuento que ya se contó. Y ya que viene al caso quería nombrar otro cuento muy contado llamado "La década de los 90". Este proyecto de tren bala parece sacado del mismo cuento. No voy a nombrar al protagonista (se cree que es mufa), pero en algunas páginas contaba la historia de un reino muy pobre que imitaba (o al menos intentaba) las acciones de otros muy ricos... Lástima que ese librito ya no se consiga, pero no pierdan las esperanzas, está muy presente en algunas actitudes políticas!
Contruir un tren bala en Argentina... Dios en que estamos pensando...
También recuerdo un capítulo de una serie muy famosa, "Los Simpsons": La ciudad se caía a pdeazos, los baches eran del tamaño de un cráter, pero se contruyó un "Monorriel". Este país es buenísimo! hasta una caricatura es mas seria!
No voy a venir con frases ya dichas como: "Se pueden hacer escuelas con ese dinero" (lo que no quiere decir que no esté de acuerdo). Si lo que se intenta es dar un impulso a la economía, un tren accesible a todos, que se pueda mantener, que no aspire a la suntuosidad, que una todas las provincias, que sea federal (o sea que no responda los intereses de la capital, intereses que venimos respondiendo desde tiempos inmemorables), en fin, un tren para todos, es realmente un gran paso, para salir de la "Via de subdesarrollo" a la que estamos condenados. Pero si lo que intentamos es imitar burdamente a las potencias (cosa que estamos muy lejos de ser), y ser los mismos bufones de siempre, entonces sí, construyamos un tren bala! Aunque la mayoría de nosotros no pueda pagar el boleto para subirse...
La verdad las ideas de nuestros gobiernos, hay que reconocerlo, son sensacionales... ¿A quien se le hubiera ocurrido construir un tren bala millonario, cuando gran parte de la población muere de hambre, no tiene acceso al agua potable, ni a la educación, ni a la salud? Sí, al gobierno de un país dedicado a la agroexportación y la ganadería extensiva, con millones y millones de hectáreas desperdiciadas, formando parte del conjunto inmenso de tierras de un terrateniente que no tiene el más mínimo interés en cultivarlas. Mientras miles de personas viven apiñados en los márgenes de las ciudades. Tierras increíblemente fértiles pero que año a año, a la inversa de lo que ocurre en el resto del mundo, van perdiendo productividad porque la tecnología agrícola es paupérrima... Pero claro! la tecnología en transportes de primerísima calidad si debe aplicarse! Transporte de extensión limitada, lo mismo la unión entre provincias que genera. Transporte que demandará millones de dólares para su contrucción y mantenimiento, cuando en el interior el transporte público (si, ese transporte que la mayoría de nosotros frecuentamos, el famoso "colectivo") se cae a pedazos y aumenta día a día por la falta de subsidios...
No soy un experto en el área transportes ni mucho menos, pero opino sobre el tema. No tengo que ser un ingeniero que trabaja en una secretaría de EE.UU. para opinar. Creo que con ser uno más de las millones de personas que caminamos por la calle, y que vivimos la sociedad en vivo y en directo, y no a través de "expertos" que dirigen desde sus escritorios, estoy mínimamente capacitado para opinar.
Para finalizar alcaro que con esto que escribo no estoy siguiendo los intereses de ningún partido político, sólo opino humildemente sobre lo que considero mejor para mi país, y admito que en muchos puntos me puedo equivocar.
Y esta vez sí, por último cito:

"El lujo es vulgaridad"

Una frase que algunos pueden conocer y que sintetiza, a mi entender, todo lo que acabo de decir, la historia de los años 90 que ya parece olvidada por la amnesia colectiva crónica que sufrimos en la región, y que, de seguir así, vamos a dejar que se repita.

Jeremías Walter

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Me llamo Jeremías, Walter es mi apellido ¬¬
Y se pronuncia Valter (Como Weber o Wagner) No "Gualter", "Bualter", o "Ualter"...
Se escribe Walter, pero se pronuncia Valter...
Como Seven up se pronuncia Sevenat o Sevená :P

Gracias totales!
Jeremías Gualter

Blog Comunicación dijo...

Editado.

Anónimo dijo...

:)

Fede dijo...

Ale, esta re politizado esto, mi opinion es que chau tren bala y adentro tren para todos. Pero lo que pasa es que se le debe tanto a los franceses que con esta inversion tratan de achicar un poco la deuda y acercarse al mentiroso pais primermundista que nos quieren hacer ver. Saludos y creo que el dia de el estudiante estoy aca en Rosario, asi que costanera de nuevo

chua chua, mañana culturaaa

Jere dijo...

Pregunta inocente... esta mal que este politizado?
Ahh... cierto que los politicos lograron lo que qerían, que la palabra política sea una mala-palabra, así no nos metemos y se la guardan toda en el bolsillito...
no me acordaba che...

Saludos!
Jere

Blog Comunicación dijo...

Hay que politizar todo lo que se pueda. Hay que fomentar el pensamiento por sobre todas las cosas.

chernesto dijo...

exacto, hay q politizar. y ya q estamos tiro algunas q espero q las lea el "Gualter"

en un post anterior el ale dijo q se podían invertir en las rutas... las rutas las vendió (regaló) el innombrable (filosofo riojano de la década del 90) y ya ni son municipales ni provinciales así q no les corresponde a ellos arreglarlas. En todo caso q las re-compren y las arreglen, ahí sí.

las escuelas... no es solamente la falta de escuelas, es el pésimo sistema educativo, la baja en el nivel estudiantil, la baja en el nivel docente, la falta de profesionales realmente abocados a la enseñanza (sea por los sueldos ofensivos o por la perdida del respeto a la investidura del profesor)

todas cosas que tmb logró el carlitos (huevo izq). Incluso lo de la falta de respeto al docente por parte del “pueblo”, que se logra dándoles un sueldo más bajo que el de un jardinero (no por discriminar).

Desp lo del transporte, en los 90 se regaló el servicio de transporte (al menos rosarino, no se si fue = en otros lugares) a Bermudez (casi todo) y a Rodríguez, que crearon un monopolio del cual la muni no se puede escapar… por eso cuando a vos te cambien sin avisarte las paradas, los recorridos y los colores de los coles (muy desconcertante para los q ya nos acostumbramos a los q ya tienen) vos agradécele al “Bermu”. Por eso arreglar los micros no le toca a la muni. Lo que les toca a ellos es ver como arreglan la cagada q se mandaron los gobernantes anteriores.

chernesto dijo...

Reflexiones q me salieron y q no quise borrar

Es por esto que cuando AMENAZAN con hacer un paro para q les suban los sueldos la muni se los da al toq… municipales debe haber muy pocas líneas (expresos creo y no se cuales más) y por eso faltan coles de noche, “Bermu” no lo considera rentable

A la noche no faltan taxis, faltan coles… hace la cuenta una noche en q estés minimamente sobrio y lo vas a ver jja
Y calculá de paso cuanta gente lleva un cole y cuanta un taxi… viste?? Alta diferencia no?
Ironico, la muni no puede apretar a los bondis, asi q apreta a los tachos para q laburen más, para q pongan choferes, para q hagan cursos de turismo (posta jaja) para q pongan el servicio de radio-taxi que es lo mas ineficiente del planeta porq no tienen móviles para dar abasto *(tiro item para un comentario abajo) e impulsan/compran a los medio para q le den manija a la inseguridad así ponen el GPS para controlarlos por satélite y tenerlos bien agarrados de las pelotas (el blindex no les importa)

*en los ’90, con lo cagados de hambre q estaban todos, los tachos se peleaban para conseguir viaje y por esto vos llamabas al radio y tenías a los 5 min uno en la puerta, o levantabas la mano para estirarte y te paraban 5 coches q se peleaban por llevarte. La gente se malcrió asi y ahora esperan algo parecido, pero el sistema, ya lo comprobaron muchos tachos, no funciona bien y es más gasto q ganancia.

Sepan disculpar si se desvió la cosa, pero siendo hijo de un tachero (epa, ¿hijo de q creyeron q iba a decir?) la bronca acumulada pudo más.
Además lo aclaro porque sería muy hipócrita no decirlo

chernesto dijo...

y para el "gualter": democracia, democracia, democracia, democracia, democracia, democracia, democracia, democracia, democracia, democracia, democracia, democracia, democracia

ajajajajajajjajaja :P

jeriondo dijo...

Che Ale, esto se está re politizando...

:P

Buena Ernestico...

Viva la Democracia!


(Y ya que nadie respeta mi apellido de origen ario... jajaj)
Jeremmía' Gualter...

NahuelN dijo...

Apelando a lo que dice el compañero sobre la frase "muy utilizada" sobre la construccion de escuelas con el dinero del tren. ¿Sabian que nuestro gobernador puso en duda el secundario obligatorio porque en la provincia faltan alrededor de 800 escuelas para albegar a todos los estudiantes?
Si ese dato es solo en la provincia de Santa Fe, no me imagino lo que sera el resto del pais, entonces, ¿Esta mal seguir pidiendo algo que todavia no cubre las necesidades?¿Por que está la plata para construir un tren bala, y no para cubrir las necesidades de los habitantes del norte que siguen sufriendo la sequia?

Un país en serio, y realmente federal, no contruye con la plata de 23 provincias un tren costosisimo que solo abarque las 3 centrales.

La Argentina se extiende de Ushuaia a La Quiaca, y de la cordillera al Atlantico, no termina en la 9 de Julio

Nahuel Niveiro

MeR!* dijo...

otra cosa mas, si posteas otra vez lo d la fiesta?? t mando otra cosa bonita si qeres,
xq quedo muy atras y nadie lo va a ver! jejejeej ¬¬

T adoro Colazo!!

Paco urondo dijo...

"UN POCO SOBRE EL TREN PARA TODOS" (1)

(Paco Urondo) Hace ya un tiempo que el Gobierno lanzó su proyecto de implementación del tren de gran velocidad. Desde ese momento diversas voces, medios, políticos, comunicadores, gremios y particulares, hoy devenidos en expertos ferroviarios, se expresaron en contra del mismo, y se manifestaron a favor de una propuesta llamada eufemísticamente “Un tren para todos”, fogoneada desde Proyecto Sur, cuya cabeza visible son el cineasta Pino Solanas y el diputado Claudio Lozano. Sintéticamente, en ese proyecto se manifiesta que con el dinero que se utilizaría para el tren alta velocidad (3100 millones de dólares) se podría encarar la reconstrucción de lo que fue Ferrocarriles Argentinos.

A casi 15 años de la determinación de aplicar el proceso de concesionamiento de los trenes urbanos de pasajeros (corta distancia) y de carga, y de la anulación de los servicios interurbanos de pasajeros (larga distancia) es importante aclarar aspectos específicos que no están presentes en ese discurso único que se ofrece a la sociedad. Debe informarse que en aquel proceso de concesionamiento y suspensión de servicios fue desmantelada gran parte de la infraestructura ferroviaria levantándose los rieles en ramales enteros y destruyéndose el sistema de señales y comunicaciones. De igual forma se procedió con el material rodante, “canibalizándolo”, expresión ferroviaria que significa la remoción de elementos componentes para colocarlos en otras unidades, reduciendo los parques disponibles por abandono y radiación, política que hizo desaparecer series enteras de locomotoras, coches motores, de pasajeros y vagones. También estaciones ferroviarias y apeaderos han desaparecido y otras pasaron a formar parte de municipios provinciales, como oficinas o centros culturales. Los grandes establecimientos de atención integral del material rodante (talleres, depósitos y desvíos) fueron reducidos, o discontinuados y vandalizados. Otros formaron parte de las concesiones ferroviarias y reducidos a una mínima expresión, y con muy pocos se formaron cooperativas obreras. Igualmente se discontinuaron depósitos de locomotoras y desvíos de coches remolcados y vagones, destinados al mantenimiento preventivo del material rodante. Igual destino corrieron laboratorios de ensayos de materiales, laboratorios de control de materiales y repuestos de fabricación y recambio. Esta síntesis explica claramente que la mayoría de los ramales ferroviarios de larga distancia deben ser construidos nuevamente y los existentes, que se encuentran en malas condiciones, deben ser inspeccionados para clasificar los que pueden ser reparados a nuevo, y los que deben ser descartados. Asimismo, la otra pata del sistema ferroviario, el material rodante, no ofrece perspectivas de utilización eficiente. La dotación de locomotoras diésel eléctricas en servicio adolece de serios diferimientos de reparaciones secuenciales y falta de mantenimiento preventivo sin reposición de repuestos específicos de tecnología no disponible en el país. El parque de coches remolcados de pasajeros es técnicamente obsoleto, reducido y con serias deficiencias técnicas y deterioros de alto costo para su recuperación. Los vagones de carga de mejor estado técnico y los últimos incorporados a los ex Ferrocarriles Argentinos fueron entregados a los concesionarios de carga. El material rodante remanente que quedó en poder de los organismos de administración de esos bienes fue chatarreado y subastado y, de existir vehículos en su poder, seguramente se encuentran con deterioros de carácter terminal y sólo podrían restituirse al servicio a través de reconstrucciones de altísimo costo, difícil de justificar.

Por lo expuesto, cabría preguntarse cuál es el material rodante a que se refiere el plan arriba citado, dónde se encuentra. ¿O es con el que cuentan las concesiones provinciales, o el de las concesionarias privadas? Se habla de 18 mil kilómetros de vías reconstruidas a nuevo, reparación de 300 locomotoras, 900 coches de pasajeros y 15 mil vagones, con un presupuesto de 3100 millones de dólares. Tal plan no se corresponde con los costos que implican estas obras. A continuación algunos datos:

- La construcción de la estructura de vía soldada sobre durmientes de hormigón armado monobloque, pretensados, rieles de 54 kilos por metro, modernas fijaciones elásticas de vía (fast clip), con obras de drenaje, accesorios de sujeción, juegos de cambio, soldaduras, armados de vías, nivelación, balasto, mano de obra, y complementarios de carga y descarga de materiales, fletes y maniobras, construcción en terreno plano, implica un costo de 600 mil dólares, costo que se incrementa en terrenos con lomadas o de montaña.

- No se tiene en cuenta en este costo: alcantarillas, puentes, pasos a nivel, muros de contención, andenes ni otras obras menores.

Por lo tanto, si se habla de 18 mil kilómetros de vía, se tendría que invertir 10.800 millones de dólares sólo en la infraestructura.

Supongamos que el material rodante del que se habla se encontrara con diferimientos de reparaciones secuenciales y mantenimiento preventivo y seguramente en mal estado o es obsoleto. La reparación de locomotoras diésel eléctricas, intervención que tendría el carácter de una reparación general profunda para darle confiabilidad, es decir que se atenderían todos sus componentes, rondaría un monto cercano a los u$s 350 mil. Por lo tanto, la reparación de 300 locomotoras se sitúa en un presupuesto de 105 millones de dólares. Respecto de los coches remolcados, entiendo que el parque disponible es menor que los 900 que requiere tal programa; no obstante, si hubiera disponible esa cantidad, y considerando que por el estado técnicamente deficitario en que se encontrarían, la reparación tendría carácter de reconstrucción. a razón de u$s 180 mil por unidad se debería invertir 162 millones de dólares. Si consideramos vagones disponibles con desgastes producto del uso normal de los vehículos, su reparación estaría alrededor de u$s 18 mil, por lo que para 15 mil vagones habría que invertir 270 millones de dólares. Si se trata de vagones que pudieran haber quedado en poder del Estado, serían con vida útil vencida y en estado de radiación, y no sumarían 15 mil unidades y su reconstrucción no sería justificable.

En resumen, insumiría un total de 11.337.000.000 de dólares. Y no se tienen en cuenta obras complementarias (estaciones, oficinas, boleterías, etc.), ni la construcción de talleres de reparación, depósitos y desvíos del material rodante, ni la construcción de edificios para el acopio y distribución de materiales y repuestos.

Finalmente, otro elemento significativo a tener en cuenta resulta la velocidad máxima que se quiere alcanzar, de 120 kms/hora, seguramente se trata de velocidad comercial. Con la locomotora existente de mayor potencia, 1950 HP, con una formación de 13 coches, con vehículos de 43 toneladas, difícilmente pueda alcanzarse esa velocidad promedio. Como se observa, el plan del que hago cita más arriba carece de credibilidad, es inconsistente y fue anunciado con ligereza, carece de precisión en cuanto a costos e inversiones para su concreción al desconocer el estado patrimonial y de los recursos remanentes actuales de los ex Ferrocarriles Argentinos después del proceso de concesionamiento a sectores privados y provinciales y el cierre de servicios. Cabría preguntarse si, en los albores del siglo XXI, el país debería invertir una extraordinaria suma de dinero para tener un sistema ferroviario con características del año 1960, con tecnología obsoleta y costosa, con un tipo de tracción que utiliza energía no renovable, contaminante y cara, con vías de bajo peso por eje, con vehículos para pasajeros de confort mínimo, en las antípodas del que ofrecen los micros de larga distancia y media distancia, y altos costos en el mantenimiento y en el control de la seguridad de marcha y un transporte de cargas lento e inseguro, cuando las previsiones de transporte de materias primas, en el mediano y largo plazo, son extraordinarias.

Es cierto que al tratar el tema transporte un aspecto a tener en cuenta es el de la seguridad vial. Aun la existencia de una autopista no garantiza en absoluto la seguridad en el transporte. Son de público conocimiento los graves accidentes que se suceden en nuestras rutas, a lo que se suma la suspensión de circulación por falta de visibilidad.

Estas son causas que por sí solas obran a favor de transferir viajes del auto, el ómnibus de media y larga distancia, y parte del transporte en camión, a favor del ferrocarril. Y el sistema ferroviario lo logra de manera determinante a nivel mundial en una cobertura de hasta 700 kilómetros de distancia, con beneficios incuestionables, pero no puede pensarse en cubrir esa distancia en los tiempos a los que nos acostumbraba nuestro ferrocarril en el siglo pasado, o con las velocidades propuestas. ¿Por qué no puede pensarse en la implementación progresiva de una red federal de gran velocidad, que vincule las principales ciudades del país, y que, seguramente, facilitará la rehabilitación de más ramales de velocidad media de distinta tecnología que los que utilizamos para combinar servicios, revitalizando al ferrocarril en su conjunto, además de obras de infraestructura complementarias que beneficiarán a las comunidades?

* Ex funcionario de los ex Ferrocarriles Argentinos(1)

(Agencia Paco Urondo)