lunes, 6 de octubre de 2008

¿Cómo leer y disfrutar de un libro? Por Matías Saia

Trabajo práctico para el taller de Redacción, realizado por el alumno Matías Saia:

¿Cómo leer y disfrutar un libro?


Aclaración: ¡No dejes de leer! Comprendo que apenas leíste la palabra “libro” y “leer” en una misma oración, pensaste que este informe sería aburrido. Pero dame solamente una oportunidad de leer un sencillo y breve texto, donde vas a aprender la mejor manera y los placeres (Sí, dice placeres) de leer un libro.

En diarios, revistas y televisión, dicen que se esta perdiendo el hábito de leer, un hábito muy importante para la satisfacción personal y para ejercitar la cabeza. Muchos se excusan diciendo que no tienen tiempo ni ganas, otros dicen “¿para que voy a leer un libro?” A través de este texto, y por medio de unos pasos, te voy a enseñar como poder disfrutar de la lectura de un libro y que se regrese la generación de lectores que esta desapareciendo.

Herramientas y materiales:
- Un libro
- Un espacio
- 5 cucharadas de paciencia
- 2 tazas de imaginación
- ¼ de tiempo

Pasó uno: “¿cual es el elemento fundamental para este hábito?” No piensen tanto, no quiero que se les pudran las neuronas. Si pensaron en un libro, pueden continuar con la lectura, si pensaron en otra cosa podría ser momento de ir a ver una película en vez de empecinarse con intentar leer un libro.

Pasó dos: “¿Dónde buscar un libro?” Pueden buscar en su casa algún mueble con algunos libros o entrar a ese extraño mundo llamado “librería”. De ser posible, traten de buscar libros que alguien les haya recomendado, de esta manera será mas fácil la elección. Si no les recomendaron nada, busquen un libro del que se haya echo una película. Si siguen sin decidirse, comiencen a revisar título por título hasta encontrar alguno que les llame la atención.

Recomendación: Si es posible, lean la contratapa, generalmente tiene un resumen del libro y una pequeña biografía del autor.

Paso tres: “Tengo el libro ¿Y ahora que hago?” Ahora viene una parte complicada, deben buscar su santuario, un lugar que les permita concentrarse sólo en la lectura del libro. Puede ser su pieza, un living, el patio, e incluso el baño (a este ultimo traten de no ocuparlo mucho tiempo, o podrían recibir quejas de su familia por encerrarse tanto tiempo) Quizás utilicen varios lugares de lectura, pero siempre habrá uno que será importante para ustedes, ya que en aquel lugar se sentirán más cómodos y relajados.
Advertencia: Todo aquel que ha llegado a este “paso” debe saber que cuando se comienza a leer, no se puede dejar. Aquellos vagos que no quieren leer, vuelvo a repetir, pueden cerrar la revista en este momento.

Paso cuatro: “Sigo sin saber que hacer” Colócate en un sillón, cama o en el suelo. Toma el libro y abrilo (Primero debes comprobar que el libro no esta al revés. Si es así, voltéalo) Podes poner música, muy baja para acompañar en el ambiente y lo mejor es que te coloques una lámpara que apunte al libro para poder leer con menor dificultad. Si pusiste la lámpara apuntando al libro y sin embargo, continúas viendo mal, te recomiendo que visites a un oculista y que te recete uno lentes. El silencio es fundamental en estos momentos, ya que cualquier ruido, por mínimo que sea, suele desconcentrarnos, para ello te pedí que coloques música.

Paso cinco: “Momento cumbre: la lectura” Finalmente llegamos al momento mas importante de este texto de instrucción. No es hora de emocionarse, sólo de leer. Lo mejor es leer con tranquilidad, sin apurarse y mucho menos salteándose párrafos. Vas a ver que de a poco, te vas a profundizar en la lectura, y la imaginación va a jugar un papel fundamental. No te desalientes por las primeras páginas, a veces, son algo aburridas, pero sólo tenés que tener un poco de paciencia y vas a ver como lo vas a disfrutar.

Advertencia: Si el libro que seleccionaste te resulta aburrido, no te desesperes y no lo tires al tacho de basura, guárdalo y búscate otro. Muy pronto vas a encontrar un libro que te permita disfrutarlo.

Paso seis: “Estoy leyendo, y me gusta” Si dijiste eso significa que mi trabajo esta hecho. Si sin embargo no dijiste nada y tiraste el libro a la basura, siento decirte que posiblemente no disfrutes la vida de una manera muy diferente y mejor. Los libros no sólo sirven para leer, con ellos aprendemos, nos informamos, nos ayudamos y encontramos maneras de ayudar a los demás. Con un buen libro, nos divertimos, reímos e incluso lloramos. De esta manera disfrutamos de un libro y sus placeres.

Paso siete: “Lo termine ¿y ahora?” Si sos algo torpe, en este paso te voy a que es muy fácil ir de nuevo a la librería, conseguir otro libro y leerlo. De esta manera no vas a perder el ejercicio de la lectura. Te recomiendo que prepares una pequeña biblioteca en tu cuarto, ya que si seguís así, muy pronto vas a tener los libros amontonados y no sabrás que hacer con ellos. Con un mueble los podrás colorar más ordenadamente y así los vas poder encontrar cuando quieras releerlos. Si, dije releerlos. Ya vas a ver que no te vas a poder despegar de los libros.

Si lograste seguir estos sencillos siete pasos, no necesitaras mas mi ayuda. Si no comprendiste del todo podes volver a intentarlo o podes volver a conectarte con la caja boba, llamada televisión.


Gracias Mati por mandarme el trabajo.
Y aprovecho para invitar a quien quiera mandar algún trabajo personal del taller de Redacción, no dude en hacerlo.

2 comentarios:

Laura dijo...

Un aplauso (y un abrazito) GIGANTE para don Matías y su fascinante capacidad de escribir !!!!

matias dijo...

gracias laura por haberlo leido, lo mande para incentivar a que otros manden algo... :)

Saludos